Llevo unos días publicando post en mis redes sociales en los que sin proponérmelo el tema ha sido el tener sueños y su importancia y cómo ser feliz es mi prioridad.

Por mi experiencia de vida de unos años para acá en los que he podido superar muchos aspectos que me hacían sentirme fuera de lugar, fuera de mi y gracias a miles de reflexiones y situaciones que hoy interpreto que sucedieron gracias a la sincronicidad, he aprendido que no hay nada que nos bloquee tanto como nuestros propios pensamientos, nuestra forma de ver las cosas que se nos presentan y toda la carga ancestral con la que nacemos.

He encontrado en las constelaciones familiares y muchas  lecturas como la que les comparto seguidamente, una forma equilibrada y sanadora de vivir mi vida con el firme propósito de ser feliz confiando en algo mas Grande.

NUESTRA MENTE ESTÁ CONTAMINADA

Nuestra mente está contaminada por sustancias tóxicas llamadas, preocupación, estrés, ansiedad, cavilaciones sobre el futuro y añoranza del pasado. El miedo es lo que producen todos estos residuos en el interior de cada uno de nosotros.

Para vivir una vida llena de plenitud y gozo tenemos que estar atentos, alerta a todo lo que llegue a nuestra mente y evitar que cualquier pensamiento negativo eche raíces en ella. Para evitarlo debemos cortar de raíz cada pensamiento negativo, cambiándolo inmediatamente por su positivo o fijando nuestro punto de atención en algo que nos haga sentir bien y nos provoque pensamientos positivos. Las personas que exprimen su vida y le sacan todo el partido son aquellas que mantienen una actitud positiva acerca de su mundo y de todo lo que hay en él.

Los científicos calculan que tenemos más de 60,000 pensamientos al día y que el 99 % de ellos son los mismos que el día anterior, y encima negativos. Estamos creando malos hábitos mentales. De este modo estamos cautivos de nuestro pasado y de las preocupaciones que minan el poder de nuestra mente. Nos alejan de la capacidad de la mente para acercarnos a todo lo que deseamos tanto material, como emocional o espiritualmente. No somos conscientes de que si sabemos manejar nuestra mente somos los dueños de nuestra vida. Podemos filtrar lo que pasa por nuestra mente y convertir una vida ordinaria en una vida extraordinaria. No podemos controlar las circunstancias, pero si controlamos la actitud ante ellas. Lo que para algunos es un problema, para otros es una oportunidad.

He tenido sueños y he tenido pesadillas… superé mis pesadillas gracias a mis sueños.

Jonas Salk

image-2