Por:Empiezopormi

Estoy convencida después de varios años de estar en un proceso de crecimiento personal, que todo lo que puede resultar siendo felicidad o tristeza, amargura o gratitud, prosperidad o pobreza, salud o enfermedad entre otras, depende no solo del grado de conciencia que tengamos sino también de la herencia de nuestros ancestros, de cómo ellos percibieron la vida y cómo la enfrentaron basados tanto en su supervivencia personal, como en la del clan familiar.

Este concepto lo baso en el estudio que desde hace ya varios años hizo Bert Hellinger, Filósofo, Teólogo y Pedagogo Alemán, quien a través de lo que denominó Fenomenología Sistémica Transgeneracional de las Constelaciones Familiares y que a través de mi Maestra Mónica Giraldo Paerez he tenido el placer de conocer y permitirme aprender.

Todo empezó para finales de 2011 cuando llegó a mis oídos la palabra constelaciones. Llevada por mí inquietud hacía conocer mas de mi misma, siempre con la intuición puesta en que había algo mas y tenemos un propósito en la vida, fue cuando permití que me contaran sobre el tema.

IMG_3325Fue así como un día llegué a mi cita concertada con el debido tiempo. Era una mañana de Bogotana de enero, brillante, soleada, de un clima excepcional que conocí a Mónica Giraldo Paerez, me pareció una persona con una linda calidez en su trato, me sentí en confianza e hice click inmediatamente con ella. Me hizo entrar a una habitación de su apartamento, era sencilla, con una vista hermosa hacía los cerros orientales, tenía un sofá grande, una mesa y encima de ella una caja de klinex, una hojas de colores y unos sharpies también de colores.  Se sentó frente a mi en una silla y me preguntó si tenía algún conocimiento sobre las constelaciones familiares y como no sabía algo significante, inmediatamente de una manera muy sencilla empezó a hacerme un breve resumen del tema y cómo se desarrollaba lo que íbamos a hacer. Teniendo en cuenta todo lo anterior, Mónica comenzó a hacerme una serie de preguntas de mi, de mi familia y cómo estaba conformada, cuántos hermanos tenía, cuál era mi lugar entre ellos y al final me preguntó que yo que quería constelar, de inmediato y sin vacilar porque ya lo tenía muy bien pensado le dije: Mis miedos. Por qué mis miedos? siempre fui una persona muy miedosa, me daba miedo estar sola, me daba miedo hablar en público, me daba miedo lo que no podía controlar, lo que no podía manejar, que se burlaran de mi, era solo miedos y mas miedos, que se vieron incrementados en el momento mismo en que supe q iba a ser madre.

Con el tema ya sobre la mesa y con el desarrollo de la constelación para no hacer largo este escrito, emerge aquella información de una manera tan potente, y era que en medio de mi hermano anterior a mi quien me lleva un poco mas de 8 años y yo, había otro hermano, inmediatamente algo hizo click en mi cerebro, en mi alma, en mi corazón, sentí como si antes no tuviera un brazo y ahora tuviera los dos, fue como si algo mio volvía a mi, fue maravilloso, me sentí completa.  Solo fue hasta ese momento que me dí cuenta que siempre había tenido a aquel hermano que siempre quise, que fuera mas cercano a mi en edad, un hermano que me oyera, al que le gustaran mis mismos gustos o por lo menos algunos, un hermano con quien pudiera jugar y no sentirme sola.  Lloré a mares, pero no de tristeza sino de felicidad, fui feliz porque no importaba que el no hubiera nacido, igual era mi hermano.  Yo no sabía de la existencia de ese hermano, nunca en mi familia se trató ese tema, era como si mi Madre no hubiera estado embarazada si quiera. En medio de todo Mónica me explica por qué pasan estas cosas y todo resulta ser precisamente eso, que al no darle el lugar a mi hermano, como aquel ser que existió pero que no logró llegar a nacer es que toda aquella energía de quien era mi hermano había quedado sin un lugar en nuestra familia y fue a través mío yo su hermana siguiente, que él quiso formar parte y encontrar un lugar. Inmediatamente se vinieron a mi cabeza tantas y tantas respuestas a tantos y tantos porqués, ahora entendía muchas cosas que para mi no tenían respuestas. Ahora entendía por qué siempre me sentí sola, por qué siempre fue para mi mas fácil conectarme con los hombres, por qué nunca me gustó jugar con muñecas, por qué me gustaron los deportes mas que los juguetes.  por qué quería a costa de lo que fuera tratar de pertenecer a mis hermanos, 15, 13,12 y 9 años mayores que yo. No era yo, era mi hermano, quién ocupa el 5to lugar de 6 hijos del matrimonio de mis padres, mi amados padres.  Estas y muchas reflexiones mas surgieron en ese momento y en los siguientes días, todas ellas salían y salían sin parar y cada vez le daban mas sentido a mi vida como había sido hasta ese momento.

Hoy entiendo que todo como fue, fue perfecto, porque a pesar de los miedos, fueron éstos precisamente los que me convirtieron en un ser con una fe inquebrantable, que a pesar de los obstáculos a lo largo de mi vida, es esa fe la que me ha ayudado para lograr ser lo que soy y tener (espiritual y materialmente) lo que tengo.

Tengo que dar las gracias a muchas personas que han sido importantes en mi crecimiento espiritual y en mi acercamiento a las constelaciones. Primero a mis padres quienes me dieron la vida. A Bert Hellinger por haber tenido el entendimiento y la sabiduría para encontrar y estudiar las Constelaciones Familiares. A Mónica Giraldo Paerez porque ha sido ella quién me las ha enseñado. A mis compañeras de grupo de Formación en Constelaciones Familiares y de Ordenando el Sistema Familiar ya que fueron ellas las que me han ayudado a tomar la fuerza y darle orden a mi Sistema. A mi amado esposo, mi compañero de vida y poyo incondicional. A mis hijos que me oyen cada vez que quiero hablar del tema. Y finalmente y no menos importante a la vida, a Dios, por permitir que esto tan poderoso esté siendo lo que hoy me haga ser feliz y entender que todo empieza por mi.

http://www.empiezopormi.net